Archive | Filo-sofía RSS feed for this section

¿Por qué el miedo vende tan bien?

16 Mar

Cuando los adultos le temen al cuco


El cuco parece ser el mejor marketero del  mundo, quizás porque estamos tan acostumbrados a él  desde muy chicos. Cualquier cosa que nos mandaran a hacer o que dejáramos de hacerlo, tenía al cuco de por medio. Haz esto o sino el cuco te comerá, duérmete, báñate, pórtate bien, tómate toda la sopa, etc. Todo este tiempo creí que el cuco sólo era para niños, pero no. Me he dado cuenta y lamentablemente recientemente que los adultos son muchos más asustadizos que los niños. Ya que los pequeños por lo menos no entienden muy bien a qué es a lo que temen. Sin embargo los grandes, gracias al “uso de la razón” han logrado moldear este temor hasta darle una forma concreta, más personal y para todos los gustos, un cuco retail (al detalle).

Pregúntenle a un americano, especialmente a un neoyorquino qué es a lo que más teme e inmediatamente responderá que a un terrorista. Razón no le faltaría, pero la paranoia con que vive, o mejor dicho, se tiene a la gente es excesiva y controladora, tal como nuestros padres con el viejo cuento del cuco. Hazle caso al gobierno o el “terrorista” te comerá.

Lo mismo ocurre en todos los ámbitos de la vida, como el religioso, si te portas mal te irás al infierno. Dicho sea de paso, ¿dónde vive el cuco, debajo de la cama de uno, en el ropero, o en el infierno?, no se sabe; lo único que importa es que debe dar miedo. Retomando el tema, la religión es la que mejor ha utilizado el recurso del cuco a lo largo de la historia y aún hoy existen muchas personas que le temen a este ser de gracioso nombre. No es fácil erradicar el temor al infierno, desde su inclusión en el nuevo testamento y con la marketera versión de Dante Aguilieri, casi todos sabemos que se trate de un lugar no muy bonito para pasarse la eternidad, ya que habrán tormentos, fuego, penurias y demás horrores que sólo una mente que se regocija en lo sádico es capaz de concebir. El gran problema es que para erradicar a este cuco simplemente se necesita dejar de creer en él…

… CREER, dense cuenta que es igual como cuando niño, te CREES el cuento del cuco, sólo que ahora hay un componente que hace al cuco casi invencible, intocable, casi con impunidad y se llama FE.

La fe no entiende de razones, por eso es fe y tratar de discutir este tema con alguien que sí cree es tan difícil como convencer a un niño que deje de tener miedo. Primero habrá que prender la luz y decirle que no hay nada allí y que sólo son cosas que imaginó (creyó mentalmente). El niño demorará en darse cuenta de que en verdad el cuco no existe, ya que él siente cosas por las noches… se ha sugestionado. Los mayores simplemente se sugestionan más.

La política es casi el mismo cuento, sólo que más organizado y con la ayuda de los medios de comunicación el cuco ahora aterra a las masas. Si votan por tal candidato habrá shock, si votan por el otro venderá el país a los extranjeros, si no votan por mí, se morirán de hambre… y la lista de promesas atemorizantes continúa casi hasta el infinito.

Entonces si el cuco está por todos lados, ¿quién podrá defendernos?, pues sencillamente nosotros mismos; no tomando lo que nos cuentan como un hecho, dudando de todo hasta no haberlo comprobado nosotros mismos, o por lo menos tener varias fuentes serias de un mismo acontecimiento. Si bien todo es relativo, hay cosas que por más que un grupo de personas diga que son ciertas, no necesariamente lo son, como el caso de las hadas, santa claus, etc. Una característica de la realidad es que tiene que ser objetiva, cosa que no pasa con la fantasía. Si controlamos esa fantasía desbordada, llena de cucos y otros seres, habremos conseguido dominar nuestros propios miedos y ya no seremos unos niños temerosos, así tengamos 30, 40 ó 50 años.

El orgullo de los peruanos

27 Ago

Casi un mes ha pasado desde que los peruanos celebraron el 28 y 29 de julio; la sensación de cambio, el “optimismo” que alguna vez nos vendiera tiendas E.Wong  y los slogan estatales que nos demuestran que el Perú avanza (aunque no se sepa dónde), parecen haber tenido algún efecto sobre el positivismo del pueblo.

Desde hace algunos años atrás una cadena simultánea de hechos y circunstancias, como la crisis mundial del 2008, de la cual el Perú sorpresivamente salió bien parado, o los constantes disputas por la propiedad del pisco, o de la diablada con nuestros vecinos han hecho que los peruanos tomen conciencia de lo que son y que sientan orgullo ya no por cosas tan lejanas como la ciudadela de Machu Picchu o la de Caral o personajes de antaño como Miguel Grau.

Hasta hace algún tiempo, el peruano sólo miraba nostálgico por la televisión aquellos goles en blanco y negro  que alguna vez nos regalara Cubillas, o aquellos partidos de la selección de voleibol del 88 y se preguntaba cuándo me tocará a mí ver a mi país ganar.  Pues bien, ahora el Perú tiene para elegir a quién admirar, personajes de carne y hueso actuales, “vivitos y coleantes”, como Kina Malpartida, campeona mundial de box; la ya conocida Sofía Mulanovich, campeona de surf; la miss Mundo, Maju Mantilla o la nueva generación de chicas del voleibol;  porque en estos días el peruano saca pecho, por muchas cosas además de su gente, su comida, su música, hasta sus películas, aunque no las entienda, como el caso de la “Teta Asustada”. En resumen, el corazón de los peruanos parece haber vuelto a latir con fuerza, viendo como su terruño progresa, con nuevos cines por aquí y por allá, nuevos edificios, bus metropolitano, tren eléctrico,  hasta el guano de la isla nos ha dejado de apestar y ha vuelto a tener valor, además la integración de la raza andina, antes discriminada y que ahora es la protagonista de los medios de comunicación.

¿Vivimos un remedo de sueño americano, en el cual la gente apenas siente una ligera mejoría ya empieza a volar alto y siente que el Perú ya es un país del primer mundo?, ¿Aprenderemos algún día a amar una nación llena de gentuza que mete bala a niños de 3 años, que mea en la calle, que acepta y ofrece coimas, que te mete el auto y encima te insulta, que roba y secuestra a su antojo?  Sí la respuesta es sí, pues vamos por mal camino, ya que la mejoría de la nación no debe depender de factores externos (como todos los que he mencionado anteriormente) que nos hagan sentir mejor, sino de nuestro bienestar interno y cómo lo proyectamos a las personas. Si estoy bien conmigo mismo lo puedo estar con los demás. Parece que muchos ya se olvidaron de sus clases de ciencias sociales de primara, en la cual definen a la nación como la representación de nuestra sociedad, conformada por familias y las familias por individuos. Preguntémonos entonces, ¿Si el Perú tiene tantos logros entonces por qué de una vez  no somos una potencia? , es porque los méritos individuales de algunos peruanos pueden hacer sentir bien al pueblo,  pero el orgullo que sentimos en el mes de la patria debería ser propio y no ajeno. Qué hago yo por mi país y no qué hace mi país por mí, es una frase trillada de Kennedy, sin embargo poco aplicada. Así que si tú eres uno de esos peruanos que siente un orgullo chovinista por los logros de otros, por favor, colabora no ensuciando las calles, ni tocando el claxon sin sentido, respetando a los demás, cediendo el paso, tomando el bus donde corresponde, haciendo huelgas sin violencia y un largo etc. que en cada caso será más o menos, según le toque.  Recordemos que Japón no es un gran país por su territorio, sino por su gente; así que antes de hacer una patochada que deje mal al Perú (es decir a todos los peruanos) mejor hazte el harakiri.  Ahora sí, voy a retirar la bandera de mi techo, que hasta ahora no he sacado, por si acaso más por amor que por olvido. (¡Sí Juan!)

Homenaje al tío Iroh

18 Sep

 

El tío Iroh es un personaje ficticio de la serie “Avatar, La leyenda de Aang” que fue transmitida por Nickelodeon.  Iroh es un maestro fuego ya que puede manipularlo a su antojo y también al rayo, pero no duda en aprender otros trucos como de los maestros agua para poder superarse en sus técnicas de combate. Además es líder de la Orden del Loto Blanco, un grupo mistérico en el cual sus miembros se comunican con claves y contraseñas que sólo ellos conocen y que guardan una sabiduría que va más allá de las diferencias que puedan tener las 4 naciones (Aire, Agua, Tierra y Fuego). Lo interesante es que esta orden del Loto Blanco realmente existió y quizás aún existe secretamente. Es una sociedad china fundada en el año 1133 por Mao Tzu Yuan y que está basada en el Budismo y que recomienda la supresión de los deseos, el vegetarismo, la abstinencia de alcohol y respetar la vida. El rol de Iroh es fundamental en la serie, ya que ayuda a su sobrino Zuko en una de las tareas más difíciles para un hombre, conocerse a sí mismo. Zuko llega a comprender su rol en la vida y su destino que es el de ayudar al Avatar. Dentro de la filosofía oriental un avatar es la encarnación de una deidad superior que viene a guiarnos en nuestro camino de evolución. 

El fuego control tal como lo entiende Iroh y los hijos del sol es un don no de destrucción sino de vida, el fuego mal canalizado es devastador, pero utilizado sabiamente da abrigo y erradica lo viejo, por eso que se queman muñecos o castillos en fiestas de fin de año o en el campo se quema la caña para plantar la nueva, es el ciclo de la vida y renovación de las cosas.

Iroh perdió a su único hijo en la invasión del reino de la Tierra, motivo por el cual se dio cuenta de que su papel no era el de conquistar al mundo por la fuerza, sino por sus buenas acciones. No duda en dar consejos y ayudar a los demás y en mantener un buen carácter ante las circunstancias más difíciles. Disfruta de las cosas sencillas de la vida como el buen té de jazmín y las maravillas que nos regala la naturaleza y la vida todos los días. Carpe Diem.  Ama a Zuko como si fuera su hijo y fue capaz de perdonarlo a pesar de su traición y dejando muy en claro el mensaje que nunca es tarde para comenzar de nuevo.

Humor Filosófico

2 Sep